Berlín en familia

Si estás pensando en viajar a Berlín con niños aquí encontrarás la mejor información práctica y un montón de inspiradores planes basados en nuestra propia escapada en familia a la capital alemana. Te resultará útil tanto si vas dos días, una semana o más. Esta selección está pensada como guía para una gran variedad de intereses, presupuestos y momentos del año y viene acompañada de un mapa para que no te pierdas nada.

Durante seis soleados días de Abril pudimos comprobar porqué  Berlín es una de las ciudades mejor preparadas para disfrutar con niños.

Con 3,5 millones de habitantes es la ciudad más poblada de Alemania y toda Centroeuropa pero nunca lo dirías sobrevolándola o estando allí pues su extensión es más en horizontal que en vertical y su trazado está bien ordenado con calles y amplias avenidas y salpicado de muchas zonas verdes, lagos y bosques.

Fundada en 1237  Berlín fue sucesivamente la capital imperial del Reino de Prusia (1701-1918), de la República de Weimar (1919-1933) y del fatídico Tercer Reich (1933-1945). Como colofón del despropósito nazi que dio lugar a la II Guerra Mundial la capital alemana fue en buena medida arrasada en 1945 por las bombas así que hoy la mayor parte del centro amplio de la ciudad de Berlín es nuevo o reconstruido.

Posteriormente, dividida por su celebérrimo muro, la región del este de la ciudad se convirtió en la capital de la República Democrática Alemana (pro-soviética), mientras que la región oeste de la ciudad se convirtió en un enclave de la República Federal de Alemania (capitalista) en el interior de la Alemania Oriental siendo el exponente de la división del mundo en dos bloques en el largo periodo de la Guerra Fría que ocupó casi toda la segunda mitad del SXX.

A partir del colapso del bloque pro-soviético y la caída de su muro en Noviembre de 1989 Berlín volvió a ser  la capital de la Alemania reunificada, obligada a reinventarse siendo a la vez una ciudad antigua y con un corazón joven.

Actualmente Berlín es una ciudad mundial y un centro artístico-cultural de primer nivel, referente mundial en vanguardias artísticas, arquitectónicas y de diseño. Una ciudad a la que acuden jóvenes estudiantes de media Europa famosa por sus clubs de música electrónica, ¿Puede ser un destino para familias viajeras? La respuesta es un rotundo sí.

Dos maneras perfectas interesantes de conocer Berlín desde otra perspectiva son:

Un paseo en barco por el río Spree cuya travesía te permitirá admirar monumentos tan emblemáticos de Berlín como el Reichstag o la Isla de los Museos.

Una relajada ruta guiada en bicicleta aprovechando que Berlín es una ciudad que invita a ello. Lo niños menores no pagan (Los niños menores de 11 años solo abonan un pequeño suplemento por la sillita).

Sobre todo si vuestra escapada a Berlín es corta y vais con niños puede ser una muy buena idea tomar un autobús turístico con comentarios en español y 24 o 48 horas para hacer dos rutas de 2 horas de duración cada una con paradas en los puntos de más interés a los que podéis subir y bajar de los autobuses cuantas veces queráis.

Una forma diferente de hacer este tour de una manera bastante más económica a la par sentirse berlineses sería un viaje incluido con la Berlín Welcome Card tomando los autobuses ordinarios números 100 y 200 (también  los hay de dos pisos) que hacen un recorrido circular por Berlín.

Por una parte el gran barrio de Mitte, céntrico, a un paso de las principales atracciones si bien algo más caro y en algunas zonas más comercial y turístico

Por otro Friedrichshain vivimos en un típico piso alemán, de un típico edificio berlinés con su acogedor y verde patio comunitario. El barrio, junto con el vecino Prenzlauer Berg, es el más elegido para vivir por familias jóvenes con niños pequeños.

Para empezar con el mejor pie y situarse lo más recomendable es apuntarse a un tour gratuito en español por Berlín donde no faltará la visita explicada a un monumento  que no pueden faltar como es la Puerta de Brandeburgo junto a la cual, y por razones históricas, veréis los descomunales edificios de las embajadas de EE.UU, Francia y Gran Bretaña.

La Puerta de Brandeburgo es uno de los iconos de Berlín desde 1791. No es el típico arco del triunfo sino que fue inicialmente una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad. Preciosa vista al atardecer, por la noche la iluminación realza su belleza. En la parte superior hay una cuadriga que representa la Diosa de la Victoria y ha sido espectadora privilegiada de no pocos desfiles y hechos históricos de la ciudad.